HOTEL SACHER: PERFUME DE CHOCOLATE

THE ORIGINAL SACHERTORTE, DEGUSTADA EN EL HOMÓNIMO HOTEL

Scritto da Myriam Lafuente Soler on . Postato in Alberghi e Spa, Food&Drink, Weekend

Érase una vez … un aprendiz repostero austriaco, Franz Sacher, que tenía pasión por el chocolate. Soñaba despierto en hacer una tarta para que todos lo que lo amaran como él pudieran disfrutar de su intenso sabor.

La ocasión se le presentó al joven pastelero un 9 de julio de 1832 cuando, el chef para el que trabajaba, se puso enfermo y, toco a él, siendo todavía jovencito, el llevar a cabo una importante misión: deleitar con una tarta el paladar de los invitados del príncipe Klemens von Metternich.

El sueño se hizo chocolate y nació para siempre la sacher, una tarta austriaca por excelencia, y se sirve acompañada de crema chantilly. Y colorín colorado este dulce cuento se ha acabado.

Miriam Lafuente Soler, giornalista spagnola (di Alicante), è collaboratrice di Agenda Viaggi in lingua originale. Ci racconterà in spagnolo, con i suoi articoli, le sue emozioni e i suoi punti vista. Una scelta inedita, che aggiunge un tocco internazionale al nostro magazine online

Viena, Austria.
La Sachertorte consiste en dos planchas gruesas de bizcocho de chocolate y mantequilla separadas por una finísima capa de mermelada de albaricoque, todo ellos recubierto de un glaseado de chocolate negro por encima y los lados ( este recubierto permite la conservación de la tarta de una temporada larga). Fue inventada en 1832 por Franz Sacher que, en aquel entonces, contaba con 16 años y era aprendiz de repostero. Este jovencito continuó después su experiencia profesional en Bratislava y Budapets para volver definitivamente a Viena para abrir un negocio de delicatessen y vinos.

Su hijo Eduard trabajó en la pastelería Demel y allí realizaba la tarta qe inventó su padre. El hijo modifico la receta, pues en vez de poner la mermelada encima del bizcocho previo al glaseado de chocolate, decidió ponerla en el medio. La receta original prevee que la tarta lleve 18 claras de huevo y 14 yemas. Este último cambio (el de la posición de la mermelada) fue el último de la tarta y es así como queda el original de la tarta elaborada en el hotel que después fundaría.

El Hotel Sacher, se fundó en 1876 y existe hoy todavía pues tras la muerte de Eduard su esposa Anna llevó las riendas del mismo. El hotel sigue comercializando la tarta de chocolate con el nombre Original Sacher -Torte, y la pastelería Demel lo hace con el nombre Eduard Sacher-Torte, después de que la justicia lo dirimiera tras la disputas legales. Ambos, el hotel y la pastelería Demel se vieron inmersos en la lucha por la receta y la propiedad de la tarta, los conflictos terminaron en 1963. Hay que señalar que burgueses escritores e intelectuales tomaron partido en la disputa, pues los hubo que siguieron fieles al hotel y otros renegaron y solamente frecuentaban la pastelería Demel para degustar la tarta exquisita. Los mejor que podemos hacer cuando estemos en Viena sera probar las dos y, de ese modo, sería nuestro paladar el que juzgase (la confitería Demel se encuentra en la calle Kohlmarkt, 14). También las encontraríamos exquisitas en el Julius Meinl am Graben, Oberlaa, Gerstner, Cafe central, Aida, Cafe Klimt.

La sachertorte es imprescincible probarla si estas planeando un viaje a Viena, pues es el pastel más famoso de la capital y conocido internacionalmente. Los austriacos consideran que la sachertorte va tomada con té o café, pues de otro modo resulta muy seca. Va servida a 16-18 grados de temperatura acompañada de nata chantilly sin azúcar.

En la pastelería del hotel se realizan artesanalmente cada año 360.000 sachertorte , y van destinadas principalmente a Austria, Alemania y los Estados Unidos. El elegante y lujoso hotel Sacher de Viena se encuentra en la calle Philharmoniker Str 4 (cerquísima de la Opera) posee cinco estrellas y sigue regentado por los descendientes dela familia que la fundó, lo cual le confiere de un especial encanto.

Se trata de un hotel histórico, con elegancia imperial que encanta, es uno de los hoteles más magníficos del mundo, frecuentado por la diplomacia, aristocracia y la gente vip, allí han dormido por ejemplo personas como Isable II, Indira Gandhi o Leonard Bernstein. Posee 152 habitaciones, dos suites presidenciales, dos resturantes (uno de comida austriaca y otro internacional), tres bares, un spa y un centro de estética. Un hotel de ensueño donde vivir una maravillosa experiencia, con un servicio impecable, cargado de clase y elegancia.

El hotel ha sufrido una renovación hace unos años, con lo que ha llegado a una perfecta armonía que combina el paso con el confort moderno. En palabras de los responsables del Hotel Sacher: “Las suites renovadas combinan el caráctrístico ambiente histórico con todo el confort y las comodidades del siglo XXI: ¡lo perfecto para experimentar Viena!”. Hay que señalar que si bien el hotel tiene una majestuosidad imperial, la cocina no goza de las mejores críticas, con lo que a la hora de las comidas sería conveniente experimentar con otros restaurantes vieneses

Este hotel tiene otra filial en Salzsburgo, donde se podrían comprar también las tartas originales. La porción tomada en la cafetería del hotel cuesta alrededor de 7 euros. La tarta entera cuesta 48, 50 euros.

En este artícuo incluímos las fotos de Nancy Gómez Aguirre que realizó en su estancia en el lujoso Hotel Sacher de Viena, las cuales inspiraron este artículo. Las fotografías de las tartas han sido tomadas sin embargo en el interior de la pastelería del Hotel Sacher de Salzburgo.

Info:
https://www.sacher.com/de/wien/
https://www.wien.info/it
https://www.austria.info/it

0Shares
0
Myriam Lafuente Soler

Myriam Lafuente Soler

Myriam nace en Alicante, España en 1973. Desde pequeña siente una fuerte inclinación por la escritura. Se hace periodista y cumple su sueño junto con el de ser mamá de 3 hijos estupendos. Ha vivido en Singapur, experencia que la marca profundamente a la hora de ver el mundo. Vive en Italia desde hace 10 años. Le encanta la naturaleza y contemplar las nubes.