PASINI, LA NOSTALGIA DEL HOY

SIMON PASINI, EL ARTISTA NOSTALGICO

Scritto da Myriam Lafuente Soler on . Postato in Cultura

A garden in Venice, 60×40 cm. olio, 2018.

DESDE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS FLOTA EN EL AIRE LA PREGUNTA DE QUÉ LLEVA AL SER HUMANO AL ARTE. SIMON PASINI CONSIDERA QUE, PREGUNTARLE A UN ARTISTA SI EL ARTE ES NECESARIO EN ESTE MUNDO SERÍA COMO PREGUNTARLE A UN CURA SI DIOS EXISTE. LA OBRA DE ARTE APORTA UNA VERDAD INEXPUGNABLE EN UN MUNDO CORRUPTO Y CONFUNDIDO.

Myriam Lafuente Soler, giornalista spagnola (di Alicante), collabora per Agenda Viaggi scrivendo in spagnolo e inglese. Ci racconterà con i suoi articoli, le sue emozioni e i suoi punti vista. Una scelta inedita, che aggiunge un tocco internazionale al nostro magazine online.

Wet magenta and greens at Perry´s Bar, 120×80, olio, 2020.

Milan, Italy.


Su pintura tiene de moderno y de clásico. ¿Dónde se has formado?

Nací en Génova donde viví hasta los ocho años. Después me trasladé a Johannesburgo (Sudáfrica) donde viví hasta los dieciséis años. Pienso que he estado influenciado por el trabajo de mi abuelo Frans Van Teeffelen, arquitecto, que trabajaba dando forma a sus proyectos con diseños en tinta china y acuarela. A los dieciséis años volvimos a Italia, diría que yo insistí en volver, porque tenía mucho interés en el arte. Siempre estuve ligado a Italia por un hilo invisible, es mi país de origen y posee un increíble patrimonio artístico. Estudié en Liceo Artístico Giacomo e Pio Manzo de Bérgamo. Después mi recorrido como artista es como autodidacta, pinté frescos y también trabajé en el campo de la decoración pictórica.

Intentar vivir del arte en el mundo en que vivimos debe ser algo vocacional. ¿Cuándo decidió dedicarse al arte?

Es difícil decir cual ha sido el momento en el que hubiera entendido que el arte sería mi espacio de acción en el futuro. Siempre me gustaron las obras de arte, arquitectónicas, lo bello en general. Después del Liceo fui llamado al servicio miliar. Conscientes de mi formación me dieron un servicio de carácter pictórico, allí me dí cuenta de que las armas no me interesaban a la vez que se iba delineando cada vez más mi interés por la pintura y el diseño.

¿Cuál sería su estilo pictórico? Porque observando su obra no es fácil de definir…

Difícil de clasificar. Lo definiría como un estilo gestual. Intento lograr en pocos toques describir mucho. Dar sugerencias al observador el cual de manera instintiva para que llene los espacios entreverados a través de la memoria visual. Algunos han definido mi estilo como neoimpresionista, pero, sin querer ofender a esa escuela o corriente, me siento incómodo encasillándome.

En muchas obras ha pintando ciudades. Le gustan la calles, la vida. Sus paisajes presentan una cierta melancolía de la existencia y en ellos quiere reflejar la volatilidad de la vida.

Me gustan los paisajes urbanos, y voy a las ciudades más cercanas que tengo de donde vivo para inspirarme. Pienso que la ciudad he pintado más veces es Milán, también Bérgamo ha sido fuente de inspiración. He pintado también Génova, Lecce, Roma, Nápoles y ciudades de fuera de Italia. Muchos me han comentado que mis paisajes recuerdan a los de Edward Hopper, tal vez por una cierta melancolía al interno del paisaje urbano. Nunca ha sido mi intención parecerme al pintor americano, ha sido casualidad, además de que creo que él pinta la melancolía de la existencia, la desolación del ser humano. Yo me centro más en el pasar del tiempo.

En mis obras es cierto que la melancolía es constante, trato de pintar en pocos gestos cómo se va el tiempo vivido. Me gustan las paredes de las calles consumadas por el tiempo, donde se percibe la estratificación de los años o épocas. El paso del tiempo me atrae al mismo tiempo que me aterroriza. En mi obra la melancolía es constante, la vida es lo que se hace mientras se espera un futuro y se piensa al pasado. Cuando se pinta en plein-air el paso del tiempo está todavía más presente si cabe porque la transición de la luz es rapidísima respecto al tiempo que se dispone para fIjarlo en le lienzo. Tal vez en mi trabajo intento agarrarme al presente, que se me escapa, o, mejor dicho, que se va. Soy un pintor que me autoanalizo constantemente. La pintura es siempre el mejor psicoanálisis, es por ello que me autoanalizo desde hace años.

¿Qué artistas le gustan? o, mejor preguntado, ¿Qué artistas considera qué han aportado o son imprescindibles en su formación?

Quizá el arista que más admiro sea Giovanni Battista Tiepolo, pienso que en la historia no ha sido muchos los pintores de ese nivel. También me maravillan: John Singer Sargent, Frans Hals, Diego Velázquez, Anders Zorn, Joaquín Sorolla, Giovanni Boldini y Johannes Vermeer.

Pasini reflexiona sobre la fugacidad del momento y lo refleja en sus obras
INFO

INSTAGRAM
FACEBOOK





Myriam Lafuente Soler

Myriam nace en Alicante, España en 1973. Desde pequeña siente una fuerte inclinación por la escritura. Se hace periodista y cumple su sueño junto con el de ser mamá de 3 hijos estupendos. Ha vivido en Singapur, experencia que la marca profundamente a la hora de ver el mundo. Vive en Italia desde hace 10 años. Le encanta la naturaleza y contemplar las nubes.