alla scoperta dei tre artisti contemporanei, ai quali è dedicata la mostra “Cut in wood”, Gertsch, Gauguin e Munch

Cut in wood

Scritto da Myriam Lafuente Soler on . Postato in Appuntamenti, Coppia, Cultura, Single, Weekend

F.-Gertsch_Maria,-2001

La giornalista racconta un’esperienza di vita più che una visita museale. Ha particolarmente colpito la sua immaginazione, infatti, la posizione strategica del Lac di Lugano, affacciato al lago omonimo, specchio delle montagne e, simbolicamente, crocevia di lingue e di culture, del presente e del passato. Sulla piazza Bernardino Luini, antistante il museo, infatti, si trova una chiesa che catapulta la giornalista nel rinascimento italiano, con affreschi che la incantano e commuovono. In seguito, la nostra ci accompagna nelle sale del museo, alla scoperta dei tre artisti contemporanei, ai quali è dedicata la mostra “Cut in wood”, Gertsch, Gauguin e Munch, che interagiscono tra loro sulla base di un elemento comune: la tecnica xilografica. Di più: se i dipinti del francese Gauguin e del norvegese Munch sono molto più noti delle loro xilografie, in esse l’artista svizzero Gertsch trova ispirazione e la spinta a cimentarsi con la nuova tecnica. Li accomuna la medesima relazione tra malinconia ed eros, la visione mistica del paesaggio, il senso di solitudine dell’artista ed il suo stare fuori dal tempo, nella società e nella natura. La estrema precisione e laboriosità di questo metodo permettono di scandagliare l’immagine e far emergere solo l’ “essenziale”. Nella sala principale le grandi opere dell’artista svizzero, monocromatiche e di grande effetto: i volti di alcune ragazze “vere”, non modelle in posa, ma amiche dei figli, conosciute in casa; il fiume vicino alla propria abitazione; panorami osservati dall’artista; un paesaggio colto durante una vacanza, con la moglie sdraiata nuda sull’erba. Nelle quattro sale minori le xilografie, talvolta identiche, ma ripetute con colori differenti, di Gauguin e Munch.

P. Gauguin_Donne al fiume, 1893-94

Miriam Lafuente Soler, giornalista spagnola (di Alicante), è collaboratrice di Agenda Viaggi in lingua originale.Ci racconterà in spagnolo, con i suoi articoli, le sue emozioni e i suoi punti vista. Una scelta inedita, che aggiunge un tocco internazionale al nostro magazine online

E. Munch_Il bacio, 1902

Lugano, Svizzera.
Esta extraordinaria muestra se encuentra en el LAC, Lugano Arte Contemporáneo, y el museo se sitúa enfrente a un fabuloso lago. El escenario no podría ser más cautivador, además de que el día es espléndido, solamente algunas ráfagas de aire frío nos permiten sentir los Alpes cerca.El escenario parece salido de un sueño idílico, me acabo de despertar de un letargo y no distingo bien sueño de vigilia. Lugano, ciudad del cantón del sur de Suiza, el Tesino, de habla italiana y a orillas del lago homónimo. Suiza, centro de europa con sus 3 lenguas y tres culturas…reminiscencias de las otras dos percibo en la Suiza italiana, donde me encuentro.

Transcorro lentamente Via Luini, y me encamino hacia el LAC (Lugano Arte Contemporáneo) pero mi mirada atenta se para en un edificio: una maravillosa iglesia, Santa María de los Ángeles, edificio tardorománico, donde se encuentran los maravillosos frescos de este pintor del renacimiento que da nonmbre a la calle, Bernardino Luini (1480- 1532). La pasión y crucifixión , el fresco más famoso del renacimiento del país helvético. Este fresco deja sencillamente sin aliento, caer postrada de rodillas es inevitale y alzar la cabeza para contemplar perdiendo tal vez la noción del tiempo y del espacio. Tal es su belleza. A cierto punto salgo del templo y me percato de que me encuentro en el siglo XXI, y tengo como objetivo porseguir por la calle Luini hasta llegar al LAC, signo de la Europa cosmopolita.

El LAC es un edificio que me translada al futuro, hacia adelante , a la vanguardia del mundo moderno. La exposición se lleva a cabo este año en que el artista suizo contemporáneo cumple 90 años. Es como un regalo de cumpleaños que Suiza hace al artística y un reconocimiento a su trayectoria artística.Una exposición que pone en diálogo a un francés con un noruego y un suizo. El hilo conductor de los tres artístas es el cut in wook, el grabado en madera : la xilografía. Una técnica.

El MASI, invita al artista a hacer una exposición sobre su obra dialogando con dos artistas del siglo pasado, que han sido para él dos precesores revolucionarios de la técnica xilográfica, Paul Gauguin y Eduard Munch. A pesar de las diferencias históricas y las diferencias de estilo, los tres artistas revelan una afinidad que sorprende, que va mucho mas allá del hecho de compartir técnica con paralelísmos: la conexión entre melancolia y eros, la visión mística del paisaje, el sentido de la soledad y ese estar fuera de tiempo del artísta en a sociedad y en la naturaleza serían pues los tres motivos principales.

Una sala está dedicada a Gauguin (1892-1898), pintor impresionista que se planteaba los grandes dilemas de la existencia personal, como bien reza el título de una de su obras más representativas: Noa Noa. De donde venimos, quiénes somos y a donde vamos. En un pasiaje típicamente polinesio, colores fuertes y decisivos, colores usados simbólicamente para transfigurar la realidad, contrastes fuertes cromáticos para lograr una calma dimesión ideal. A la izquierda del lienzo se observa un pájaro blanco que representa la inutilidad de las palabras. En este testamento vital, el pintor francés dejó toda la energía que tenía, como escribió en una carta de puño y letra.

En la xilografía se pone de manifiesto la habilidad manual, el gusto por la dimensionalidad y su experiencia den el modelaje. Xilografías que Gauguin estampó el mismo, son imperfectas, y reflejan su fascinación por lo rudo, aborigen, primitivo, son cosideradas como ilustraciones, Un acercamiento muy personal a esta técnica xilográfica hace Gauguin, territorios vírgenes no contamindados como la Martinica, escenas de la vida cotidiana, figuras femeninas, todo envuelto en un aurea muy sensual. Superar las convenciones estéticas del momento está en todo momento en la mente del artista impresionísta francés. El paraíso incontaminado no existe, el colonialismo francés lo ha corrompido, del que él tal vez sin darse cuenta también forme parte. Gauguin hizo sus primeras xilografias en Paris entre 1893 y 1894, después de su segundo viaje a Tahití. Xilografías, como Noa Noa nos transladan a un mundo místico e ideal, a diferencia de sus cuadros llenos de colores y vivacidad, sus xilografías son oscuras, como reflejando la otra cara de la vivacidad. Las xilografías de Munch son grandes el doble y pensadas para ser expuestas en un muro. Munch ( 1863-1944) es el precursor del expresionísmo: colores fuertes e irreales, que provocan un sentido de amenaza. El Grito, su obra más emblemática, un día todo prende fuego, o sangre, un grito hueco que rompe la quietud de la cotidianidad. Munch se dió cuenta de que la xilografía le daba la oportunidad única de crear estampas a mas colores. Si el impresionísmo hacía de la pintura una impresión, el expresionismo sería lo opuesto; reproducir lo que está dentro de nosotros, teñido de una profunda angustia existencial.

Tanto el artísta francés como el noruego revitalizaron la xilografia como técnica en el último decenio del siglo XIX, cada uno lo hizo de forma personal, mientras las del francés son xilografías, imagenes asociadas a un texto a albumes, publicaciones…el nórdico hace obras de arte autónomas equiparables a sus cuadros.

Gertsch trabajaba sobre tablas enormes y estampando sobre hojas de carta muy grandes. Su primeras xilografías las hizo ya de joven, que quería probar los límites de esta técnica desde el punto de vista también manual, trabajando con líneas finas. Desarrolló una profunda relación con el material, aprendiendo las característcas de la madera, y eso le sirvió muchos años después cuando volvió a la xilografía de forma completamente distinta. “ A través de la xiolografía veo un esfuerzo continuado para aumental al máximo la riqueza de matices de una imagen y de encontrar la esencia de la misma”, dice el artista suizo.

Con Munch le une una cierta melancolía. Gertsch conoce a Munch cuando un profesor le hace descubrir técnicas artísticas antiguas y le permite acceder a su grande biblioteca donde conoció la historia del arte. “Munch tiene una sensiblidad cromatica en las xilografías que a veces en los cuadros no percibo”, comenta el artista suizo . El hecho de unir a un diseño en positivo con un espacio monocromatico y el trabajo de estampar con un solo color, permitió al artísta nórdicocdesarrollar una sensibilidad cromática que ha crecido gracias a la xilografia, según Gersch. Los tres artístas de la muestra poseen un lenguaje muy particular, la producción xilografica es algo único de cada uno de ellos, una obra de por sí, no una técnica de reproducción . En el caso de Gertsch cada estampa es única. Las xilografías del suizo nos lleva a la belleza de las mujeres jóvenes (utilizó como modelos a amigas de su hijo) reproducidas en tamaño enorme…el río cerca de su casa, la naturaleza.

Acaba mi estancia en Lugano, me transladé al pasado un Luini y al Renacimiento y la arquitectura del LAC me llevó a proyectarme al futuro y a los retos que se me plantean.
Miriam Lafuente Soler

Info: LAC, Lugano Arte Contemporáneo
Photo courtesy by Lac Lugano

Myriam Lafuente Soler

Myriam Lafuente Soler

Myriam nace en Alicante, España en 1973. Desde pequeña siente una fuerte inclinación por la escritura. Se hace periodista y cumple su sueño junto con el de ser mamá de 3 hijos estupendos. Ha vivido en Singapur, experencia que la marca profundamente a la hora de ver el mundo. Vive en Italia desde hace 10 años. Le encanta la naturaleza y contemplar las nubes.