PAULA VARONA, PINTORA MODERNA CON ALMA CLÁSICA

PAULA VARONA: LA PINTORA QUE DIALOGA EN LOS MUSEOS

Scritto da Myriam Lafuente Soler on . Postato in Cultura

Inés y los Jardines de Aranjuez. Este cuadro está inspirado en una obra de Rusiñol que se encuentra en el Reina Sofía de Madrid

PARA P. VARONA PINTAR ES UNA NECESIDAD, A VECES SUFRE PERO NECESITA HACERLO CONSTANTEMENTE. PINTA CON MUCHA TÉCNICA, CON OFICIO BIEN APRENDIDO. “ME ENCANTA PINTAR PAISAJES URBANOS Y EL MAR. ADORO LAS CIUDADES, ESTÁN LLENAS DE IDEAS, SENSACIONES, JUEGO DE PROPOSICIONES, CONTRATES, LEYES OCULTAS Y CLAVES SECRETAS. HE PINTADO LISBOA, LA HABANA, NUEVA YORK, BARCELONA Y MADRID”. EN UNA ETAPA MÁS DULCE DE SU VIDA, DIALOGA CON SU PINTURA EN LOS GRANDES MUSEOS.

Myriam Lafuente Soler, giornalista spagnola (di Alicante), collabora per Agenda Viaggi scrivendo in spagnolo e inglese. Ci racconterà con i suoi articoli, le sue emozioni e i suoi punti vista. Una scelta inedita, che aggiunge un tocco internazionale al nostro magazine online.

Museo del Prado. Los visitantes que están en la sala que miran hacia los espectores del cuadro son familiares de la pintora así como sus perros, los demás son meros visitantes del museo. Varona se sitúa de espaldas, subida a una escalera pintando los cuadros de Velázquez.

Milan, Italy.

En Las Meninas se nos invita a jugar y a descifrar lo que está ocurriendo en un instante que se ha detenido como en una fotografía. Su obra Museo del Prado es un cuadro enorme (2mx3m) donde vemos visitantes en la sala dedicada a Velázquez del museo del Prado. Una obra genial.

Quería hacer un juego con el cuadro de Las Meninas que ha ido evolucionando de una manera diferente. Ahí estoy yo en el mismo cuadro, pintando un cuadro dentro del cuadro del Museo del Prado (Al aldo izquierdo subida en una escalera se me puede ver pintando). Es un guiño: Velázquez está pintando un cuadro dentro del cuadro, y yo estoy dentro del cuadro pintando los cuadros de Velázquez. Todos los que miran hacia el espectador son miembros de mi familia y de la familia de mi marido. También está mi madre, la cual está mayor y he querido inmortalizarla en este cuadro. He incorporado también a mis perros, Grifo el perro blanco a los pies de la escalera cerca de mi hijo con la melena rubia, A la derecha falta un perro en uno de los cuadros de Velázquez y lo he puesto en la parte izquierda de la sala, también aparece el otro whipper, también gris. Es un juego, un diálogo que he querido crear con el mensaje de que, de alguna manera, ha sido siempre un misterio del cuadro de Velázquez: quién está, donde está y por qué está. Me pareció emocionante. Un cuadro con mensaje, diálogo y juego, sin pretensiones de crear controversia ni misterio.

El Prado, la Tate de Londres. el Reina Sofía, el Guggenheim de Nueva York o el de BilbaoSus cuadros hacen referencia a grandes obras que se encuentran en museos importantes. “El cuadro dentro del cuadro” es un concepto clásico en la pintura, la metapintura.

Es cuando empiezo objetivamente a pintar interiores y le doy más importancia a la figura humana. Para mí los museos en sí mismos, son obras de arte hechas por artistas de la arquitectura y el espacio. Me gusta plasmar la esencia y hacer sencillo lo maravillosamente sencillo, crear un diálogo entre la arquitectura, los espacios, visitantes y las obras de arte. Los museos están vivos y en permanente cambio así como los visitantes, en ocasiones son parte de mi familia, amigos, mis perros…

Le gusta pintar los detalles de los tejados, remates de edificios… una gran observadora amante de la arquitectura y sus múltiples detalles. Tiene mucha obra a nivel calle, donde disfrutas del momento, del instante, de todo lo que está a su alrededor cambiando constantemente. Encuentra belleza al mirar Madrid desde las alturas con sus azoteas rematadas con ilustres esculturas que aparecen entre cúpulas y tejados en el cielo

Me gustan los tejados, pintar desde las alturas porque desde allí todo es diferente. Me genera una sensación de paz, silencio y libertad. Los remates de los edificios para mí, son de alguna forma la guinda y la parte más artística de los edificios, donde los arquitectos nos llegan a sorprender en muchas ocasiones.

La ciudad que más pinta es Madrid. De noche, de día, nevado, lloviendo… Madrid la ciudad donde vive y se siente involucrada. Allí tiene su propia galería en la calle Durán.

Madrid es la ciudad en la que más he vivido y la que más he pintado. Nunca acabaré de descubrirla y sorprenderme cada día. Lo que me atrae de la Gran Vía es que sus edificios te piden pintarlos. Sin como parte de una gran escenario deteatros. Sus edificios son emblemáticos e icónicos. Al mismo tiempo, la vida en la calle representa la realidad de lo que es la gente de la calle en Madrid. Pinto también el mar porque me encanta, crecí a su lado, se encuentra en mi retina, por eso me atraen las ciudades que tienen mar.

Sus cuadros reflejan paisajes urbanos. Todas las ciudades para usted son bellas, en invierno y en verano, de día y de noche, con frío y con calor, con lluvia o nieve, con sol o niebla. Todas poseen una belleza diferente. Le gustan las ciudades porque son la máxima expresión del plastícismo humano.

Sí, las ciudades están llenas de ideas, historias, contrastes, claves secretas. Las pinto porque me apasiona la arquitectura, me emociono pintando construcciones. A través de ellas se relata su propia historia. Las he pintado de día, de noche, en verano y en invierno. Siempre con la luz presente en cada una de mis pinceladas. Lisboa y La Habana las he pintado por su belleza y la magia que encierra cada una de ellas. Me hacen soñar y su luz me envuelve. La ciudad que más me ha sorprendido, ha sido Singapur y no por su belleza, sino porque es como estar en otra galaxia. Me gusta Singapur por sus colores, su connexión con el mar y por su arquitectura tan diferente a cualquier ciudad del mundo. Eso sí, me falta la historia en su arquitectura que tanto me gusta, simplemente porque es una ciudad que se podría decir que acaba de nacer. En ese país asiático no podría vivir porque no existen las estaciones y a mí me encantan todas, las cuatro por igual.

La maja desnuda y la maja vestida de Goya en una sala del Museo de Prado. Inés (hija de su marido) desnuda y vestida contemplando los cuadros.

El óleo es su medio de expresión por excelencia, lo prefiere al acrílico. El óleo le ayuda a plasmar la luz con su pureza y transparencia. La han definido algunos críticos como la pintora de la luz…

Me gusta porque es noble y puro. Me ayuda a transmitir los colores y la luz como ningún otro podría hacerlo. Los pinceles disfrutan tanto como yo. ¡Hacemos un buen equipo! Siempre comienzo dibujando aquello que deseo pintar, después, comienzo con los óleos, y siempre dejando secar antes de volver a pintar para que los colores no se mezclen en el lienzo, siempre en la paleta. Mi paleta es mi laboratorio de colores donde mezclo y defino las luces y las sombras antes de llevarlas al lienzo, con paciencia y dedicación hasta finalizar el cuadro.

Paula Varona, clase y estilo, posa junto a una obra suya inspirada en el Jardín de las delicias del Bosco, que se encuentra en el Museo de Prado de Madrid. Su fiel amigo, Rothko, siempre dándole cariño.

Sus perros, forman parte de su familia.

Tengo dos whippers grises. Uno tiene un collar verde y el otro rojo, así la gente los puede distinguir, aunque yo lo hago también sin collar. Son parte de mi familia. Se llaman Rothko y Pollock. Sorprendentemente su personalidad está unida a sus nombres, son un puro reflejo de cómo eran ellos. Me acompañan cada día, siempre cerca aportando felicidad y alegría a mí y a mi entorno. Son además mis modelos preferidos. (Rothko aparece en el cuadro Museo del Prado, haciendo un guiño al perro del cuadro de las Meninas).

Para usted pintar es…

Pintar para mí es una manera gratificante de alimentar el optimismo. Me gusta que cuando las personas miren mis cuadros, se despojen de las ideas recibidas, se dejen llevar, se sumerjan y disfruten cada una de las obras. A veces, hacerme preguntas a la hora de pintar no me complica el proceso, más bien me aporta claridad, brevedad y pureza a la idea que tengo en mente. Si tuviera que elegir un solo pintor que me fascina me costaría mucho decidirme. Uno de mis favoritos de Vermeer de Delf, me encanta como trata la luz y el color. Antonello de Messina tiene una Anunciación que es de una belleza extraordinaria y realmente me fascina. Podría seguir emocionandome todavía…

Info:
www. paulavarona.com
Galería Paula Varona. Calle Durán, num 6. Madrid

Myriam Lafuente Soler

Myriam nace en Alicante, España en 1973. Desde pequeña siente una fuerte inclinación por la escritura. Se hace periodista y cumple su sueño junto con el de ser mamá de 3 hijos estupendos. Ha vivido en Singapur, experencia que la marca profundamente a la hora de ver el mundo. Vive en Italia desde hace 10 años. Le encanta la naturaleza y contemplar las nubes.