FOUR SEASONS CULTURA DEL SERVICIO

HOTEL FOUR SEASONS, EL LUJO DEL DETALLE

Scritto da Myriam Lafuente Soler on . Postato in Alberghi e Spa

EL LUJO PARA MÍ NO ES TENER COSAS COSTOSAS, SINO UNA FORMA DE VIDA DONDE APRECIAS TODO LO QUE TIENES (OSCAR DE LA RENTA).

Impactante escalera de caracol en el interior del hotel. Recuerda a la forma de un ojo.
PH. Myriam Lafuente

EL MOTIVO DEL ÉXITO DE LA CADENA HOTELERA FOUR SEASONS NO ES NINGÚN SECRETO. SE TRATA DE SEGUIR UN PRINCIPIO QUE VA MÁS ALLÁ DEL TIEMPO Y DEL LUGAR, LA RELIGIÓN O LA CULTURA. ES LA REGLA DE ORO “SI TRATAS BIEN A LAS PERSONAS, TAL Y COMO TE GUSTARÍA QUE TE TRATASEN A TÍ, ELLAS HARÁN LO MISMO”.

Myriam Lafuente Soler, giornalista spagnola (di Alicante), collabora per Agenda Viaggi scrivendo in spagnolo e inglese. Ci racconterà con i suoi articoli, le sue emozioni e i suoi punti vista. Una scelta inedita, che aggiunge un tocco internazionale al nostro magazine online.

El claustro del antiguo monasterio, hoy día convertido en una apetecible terraza. Los gruesos muros aíslan el hotel del ruido de la ciudad. Ph, Myriam Lafuente Soler.

Milan, Italy.

La cadena Four Seasons fue creada en 1961 por Issy Sharp, un visionario de la hotelería de lujo. Me ha llamado poderosamente la atención que, para el hotelero canadiense, amante de los viajes, lo esencial era la experiencia, es decir, el recuerdo del viaje que después quedaría grabado en la memoria lo largo del tiempo. Esta filosofía de dejar la huella en el alma del huésped le llevó al éxito y, hoy día, la cadena cuenta con más de cien hoteleles en los principales destinos turísticos y mantiene su posición como la principal empresa de la hospitalidad de lujo.

Es primer hotel Four Seasons de la Europa continental en 1993 está situado en una posición estratégica: en una via interna del laberinto de calles que componen el quadrilatero della moda de Milán. Con un jardín interno en el centro (lo que era el claustro del convento) lo convierte en un oasis de paz.

El hotel posee una arquitectura sobria con una nave central, con arcos, tres altares, y, lo más característico, se conservan vestigios de los frescos del convento de monjas. De esa manera el hotel mantiene ese aire de historia, cultura y tradición e innovación. Los adornos floreales originales, refinados, elegantes y con identidad propia del flower designer Vicenzo Dascanio nos trasportan a una atmósfera de ensueño.

El Four Seasons de Milán está dirigido por Andrea Obertello, quien desea que, en cada interacción, se dé la excelencia. El cliente de lujo desea disfrutar de cada minuto y todo tiene que salir a la perfección. Mantener la perfección con consistencia es un desafío. Lo básico, bien hecho y de forma consistente, no es tan sencillo para Obertello. Cualquier Four Seasons del mundo te da esta garantía: consistencia en los servicios auténticos no estandarizado (donde cada empleado aporta en el trabajo sus características más destacadas potenciándolo y motivándolo a la hora de desempeñar sus tareas) son algunas de las características que la directora enfatiza del hotel que dirige.

“Trabajar juntos de forma cooperativa respetando la contribución y la importancia de los demás”, señala. El magnífico resultado se produce cuando, al entrar al Four Season, se descubre que, todo es perfecto, desde la sonrisa del botones con su uniforme que te abre la puerta y te ayuda con los paquetes, hasta la elegante señora de servicio que se encuentra de casualidad en el estrecho pasillo al salir de limpiar una habitación (impecablemente y sobriamente vestida de blanco y negro) o la tarta de cumpleaños con la que te impresionarían. Empleados que se sienten orgullosos de trabajar donde lo hacen y eso repercute en la sonrisa y forma de mirar al cliente. Es una sensación de trabajo bien hecho, limpieza, orden, buen gusto, armonía y lujo por el detalle que llevan al huésped a sentirse muy especial.

Patricia Urquiola, mención ineludible. Asturiana afincada en Milán, que se caracteriza por ser famosa internacionalmente en el mundo del design. Para la diseñadora, acumular experiencia es tener cada día una página en blanco, adquirir nuevas líneas de fuga, más conciencia. Siempre ejerciendo la duda de manera potente. La experiencia que ha acumulado durante tantos años no le pone las cosas más fáciles a la hora de afrontar un nuevo proyecto, según ella. El restyling del Four Season unos años antes de la pandemia es un trabajo llevado a cabo de manera magistral, logrando una belleza que trasciende las tendencias. Ha renovado el espacio respetando la historia secular del hotel y dialogando con el contexto urbano milanés. Enfatiza los vestigios de los frescos en clave contemporánea. Contemplar el resultado es fascinante porque sentir el peso de la historia ennoblece a la persona.

El claustro de lo que era el monasterio me llama particularmente la atención por su armonía serena. Los muros gruesos construidos para que unas monjas pudieran alejarse del mundanal ruido son un lugar fresco que invita a relajarse, en donde el cliente se puede olvidar de que se encuentra en el corazón de una ciudad ruidosa. La fascinación no está en lo bello sino en la permanencia de la belleza para su artífice, Flavio Pollano, experto en agricultura paisajística y en jardines verticales. Crecido en los Alpes, ayudaba a su abuelo que era jardinero, de él aprendió su saber y ha seguido las hormas del botánico parisino Patrick Blanc (inventor del jardín vertical). El francés es su referencia y ambos poseen una sensibilidad parecida por el mundo vegetal. No es la estética del jardín (imitar a la naturaleza) lo que para Pollano posee un alto valor, sino que es la sostenibilidad del mismo lo que le confiere la fascinante belleza.

En tiempos de post pandemia, un hotel de lujo da seguridad, según la general manager, y quien se puede fiar de un ambiente higienizado donde se da un cuidado minucioso también de lo que no se ve. Con 118 habitaciones y suites, piscina cubierta y spa con infinita posibilidad de tratamientos. Un hotel que, aunque pidieras la luna, tratarían de proporcionártela servida en bandeja de plata. Un lujo verdadero.

INFO

Four Seasons Milan
Via del Gesù, 6-8 Milan, Italy

Myriam Lafuente Soler

Myriam nace en Alicante, España en 1973. Desde pequeña siente una fuerte inclinación por la escritura. Se hace periodista y cumple su sueño junto con el de ser mamá de 3 hijos estupendos. Ha vivido en Singapur, experencia que la marca profundamente a la hora de ver el mundo. Vive en Italia desde hace 10 años. Le encanta la naturaleza y contemplar las nubes.